Advierte IMSS Chihuahua acerca de fuegos artificiales y sus riesgos de usarlos en fiestas decembrinas

89

Lo principal es prevenir accidentes, evitar el contacto con fuegos artificiales, bengalas, cohetes; no sobrecargar los tomacorrientes eléctricos; y no dejar desatendida la cocina al preparar alimentos.

  • Los primeros auxilios son fundamentales cuando se presenta un incidente de esta naturaleza

Con el fin de prevenir accidentes durante las próximas vacaciones decembrinas y como parte de la permanencia en casa para disminuir los riesgos de contagio del COVID-19, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua exhorta a la población a identificar y saber qué hacer en caso de quemaduras.

Las quemaduras se producen por el efecto del calor, la electricidad, frío, sol, productos químicos o radioactividad. Entre más elevada sea la temperatura y el tiempo de contacto con la piel, más profunda es la quemadura y aumenta el riesgo de complicaciones, así lo dio a conocer el titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas, doctor Juan Gilberto Pérez Soltero.

En estas fechas inician los festejos navideños y es necesario evitar el contacto con pólvora, como la que se encuentra en fuegos artificiales, bengalas, cohetes, entre otros; no sobrecargar los tomacorrientes de las viviendas y negocios; y no dejar desatendida la cocina al preparar alimentos, ya que lo principal es prevenir accidentes, informó Pérez Soltero.

También hay que saber identificar las lesiones, las cuales se clasifican en “grados” según su profundidad y gravedad:

Primer grado: Se refiere a lesión por quemadura superficial en que sólo se afecta la epidermis (la capa exterior de la piel). Usualmente producida por rayos ultravioletas (luz solar). Es dolorosa y presenta enrojecimiento, hinchazón, y ligero edema local (acumulación de líquido en el tejido). Su curación es espontánea y dura entre tres y cinco días.

Segundo grado: Producidas por contacto breve al calor o con una fuente moderada de calor. Afectan las capas externa y subyacente de la piel. Son muy dolorosas y causan enrojecimiento y ampollas. Las superficiales sanarán espontáneamente y las profundas usualmente requerirán de injertos de piel para optimizar los resultados.

Tercer grado: Se trata de las de mayor severidad, ya que afectan las capas profundas de la piel (la totalidad de la epidermis y la dermis). También se llaman quemaduras de espesor total. Causan piel blanquecina, ennegrecida o quemada. La piel puede estar adormecida porque los nervios también pueden estar muy dañados. Para su recuperación, requiere injerto de piel si es mayor de 1 centímetro de diámetro; si es extensa, puede afectar a otras partes y órganos del cuerpo, lo que puede llevar a diferentes grados de amputación.

En quemaduras de primer grado (leves) se debe refrescar la zona afectada con agua en abundancia de 20 a 30 minutos (evitar que esté muy fría), y después aplicar cremas hidratantes (se recomienda aloe vera).

La Jefatura de Servicios Médicos también comparte información sobre lo que no se debe hacer en caso de quemaduras de segundo y tercer grado (graves), ya que hay ciertas acciones que en ningún caso se recomiendan, pues resultarían dañinas para la persona afectada. Entre ellas se enlistan las siguientes:

  • No retire nada que haya quedado adherido a la parte quemada.
  • No aplique lociones, ungüentos, ni grasa a una lesión.
  • No rompa las ampollas (al romperlas la herida podría infectarse).
  • No retire la piel desprendida.
  • No toque el área lesionada.
  • No junte piel con piel.

En todos los casos se debe acudir a recibir atención médica; una lesión menor puede ser tratada en el módulo de Atención Médica Continua de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de adscripción. Mientras que ante una situación de gravedad, se aconseja llevar al lesionado al área de Urgencias de algún hospital del IMSS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here