Alianza Federalista: contrapeso esperanzador para equilibrar la concentración de poder

25

Señala Javier Corral que México espera mucho de esta alianza de gobernadores y que el Presidente de México debe tener claro que la oposición no es enemiga

Al dar la bienvenida a la Reunión Interestatal COVID-19, a los mandatarios de 8 entidades, el gobernador Javier Corral Jurado expresó que la Alianza Federalista es vista con esperanza de que genere un contrapeso o equilibrio en la relación de los estados con el Gobierno Federal ante la creciente concentración de poderes.

En el patio central del Palacio de Gobierno, el mandatario estatal consideró urgente que esta Alianza, además de la crisis sanitaria y económica, se encargue también de analizar la crisis política que ya se dibuja con toda claridad en el país.

“Hoy al país se le quiere despedazar, ya cuesta mucho a México la manera en que se aplica la división nacional y se clasifica a los mexicanos según se coincida o no, con lo que dice o hace el Gobierno central”, indicó el gobernador de Chihuahua.

Por ello, en la Alianza Federalista nos entusiasma su pluralidad y la disposición que existe para dialogar en torno a los temas que nos son comunes, “hemos encontrado aquí un intercambio muy enriquecedor para enfrentar de mejor manera la crisis sanitarias y la crisis económica”, dijo a sus homólogos presentes.

A la reunión asistieron los mandatarios José Rosas Aispuro, de Durango;  de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez; de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo; de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca; de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez; de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís; de Nuevo León, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón y de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

El mandatario estatal señaló que “el presidente debiera tener claro que no somos sus enemigos, por el contrario, estamos aquí para trabajar por nuestros estados y por México porque también fuimos electos democráticamente,  tenemos el derecho primario de defender a nuestro pueblo y a nuestras entidades”.

Añadió que por eso también, es insólito, como lo dijo el presidente López Obrador atravesando el país el peor momento de toda nuestra historia, se presente al mismo tiempo el mayor desdén y desprecio que un Gobierno Federal haya tenido por los gobiernos locales.

“Vayamos juntos a corregir el rumbo político del país, a impulsar un nuevo momento reformador que contribuya a la defensa del federalismo, la libertad y la democracia. México espera mucho de esta Alianza de gobernadores, estamos situados en un lugar histórico y la historia es una lección que nos pertenece a todos”, arengó.

En su discurso de bienvenida, el titular del Ejecutivo estatal consideró ante el miedo, la ausencia o la incapacidad de la oposición en su conjunto y el aletargamiento de otros contrapesos institucionales y sociales, diversos sectores ven con esperanza que aquí se genere un contrapeso y equilibrio, por lo menos en la relación de los estados con el Gobierno Federal, ante su dinámica creciente de reconcentración de poder.

Es muy importante que esta Alianza, además de la crisis sanitaria y económica, se encargue también de analizar la crisis política que ya se dibuja con toda claridad en el país, consideró Corral Jurado.

Señaló además que la unidad nacional no se puede, ni se debe traducir nunca en torno del presidente de la República sino de las instituciones democráticas que dan forma y contenido a la nación.

Lamentó que desde la Federación se ha descalificado a políticos, empresarios, medios de comunicación y a las instituciones que han contribuido al fortalecimiento de la democracia.

“Hemos atestiguado también un discurso constante de desacreditación de órganos autónomos o especializados, la intención de concentración de facultades ponderando lo político sobre lo técnico y ya no hablemos de designaciones polémicas, que ponen en entredicho la credibilidad de ciertas instituciones como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)”, añadió.

Consideró que esto se traduce en un retroceso a las grandes luchas que ha dado la sociedad mexicana para contar con instituciones fuertes y funcionales para la resolución de problemáticas tan sensibles como la corrupción, la discriminación o la lucha constante e inacabada por  los derechos humanos.

Javier Corral, manifestó que a esto se suma el manejo controversial y a modo en la impartición de justicia, que consideró, no debe ser sometida a un manejo mediático, porque afecta el orden jurídico y el estado de derecho.

“Si bien, la participación y el involucramiento de la ciudadanía es necesario para combatir la corrupción y la inseguridad, no podemos apelar a tribunales populares para que se decida qué es lo que se enjuicia o que no”, explicó.

Criticó los recortes presupuestales que con motivo de la austeridad ha realizado el Gobierno de la República, los cuales ponen en riesgo el funcionamiento de dependencias y organismos encargados de llevar a cabo programas esenciales para la sociedad.

Mencionó que nunca como ahora, los estados han resentido los efectos de un pacto fiscal desfasado, injusto y desigual, que no recompensa la competitividad, el crecimiento económico, la recaudación propia, la transparencia, la inversión y que ni siquiera atiende de manera correcta a los estados más pobres.

“En ese tenor, no podemos permitirnos retroceder, porque aunque por años se ha creído que la Federación tiene facultades amplias, en realidad se encuentra, o al menos debería estar, limitada para que las entidades federativas ejerzan en el justo medio su soberanía y atribuciones”, precisó.

Recordó que se han eliminado programas, fondos, fideicomisos, disminución en los programas de concurrencia que terminan por mermar el ejercicio gubernamental, a sectores, personas y niveles de gobierno.

“La pandemia que aún no termina, la hemos enfrentado en solitario, sin los mínimos apoyos conducentes dada la magnitud del desafío”, expuso.

Por eso, lamentó que el intento por concentrar recursos para sacar adelante los proyectos del presidente, para infraestructura o programas sociales clientelares, pongan en riesgo la viabilidad de las políticas implementadas por los gobiernos locales.

Destacó que este es el momento de analizar seriamente el papel que los gobernadores juegan en el destino de México, como decidir la continuación de los integrantes de este organismo en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), que ha perdido todo el potencial que tenía, como un órgano de interlocución entre gobernadores para lograr acuerdos que incidieran en el desarrollo  y bienestar de todos los mexicanos.

“Hoy ni siquiera funciona como un mecanismo de diálogo eficaz y útil, se convirtió, como lo he mencionado, en una entelequia, que fue mermada por el reparto discrecional de los recursos federales”, agregó.

Celebró que en esta reunión se discuta sobre este tema y continúen con la generación de ideas y propuestas, que deriven en soluciones a los problemas que viven los estados ahí representados y el país.

Aclaró que el objetivo de esta Alianza no es el atizar a la división y a la confrontación política, como se hace a diario desde la tribuna de “las mañaneras”, pero sí alertar, llamar a la reconsideración ante legítimas preocupaciones derivadas de acciones e intentonas que parecieran desandar el camino del federalismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here