Alopecia podría ser una secuela del COVID-19, esto debes saber

460

La ausencia o pérdida de pelo en las personas, conocida normalmente como alopecia, puede ser una de las secuelas tras padecer COVID-19, y puede tener consecuencias importantes en los pacientes a largo plazo, según la UNAM.

© Proporcionado por UnoTV Una causa de la alopecia durante la pandemia de COVID-19 es el estrés por el encierro y el miedo a enfermar. | Foto: Instagram.

¿Qué es la alopecia?

El doctor Rodrigo Roldán Marín, Responsable de la Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que “la alopecia es la ausencia o caída de pelo primordialmente en la cabeza, sin embargo, hay ciertos tipos de ésta que llegan a afectar las cejas, las pestañas, el vello facial, el pubis, las axilas y los brazos”.

De acuerdo con el experto, la alopecia es un padecimiento complicado debido a que puede tener múltiples causas.

“Se puede caer el cabello por carácter hereditario, ciertas enfermedades autoinmunes, la ingesta de determinados medicamentos o deficiencias nutricionales”.

Otro aspecto importante a considerar sobre este padecimiento es que puede tratarse de una pérdida de cabello que tenga un carácter reversible, es decir, si vuelve a crecer el cabello, o si es una pérdida irreversible, donde ya no hay manera de ayudar al paciente para que le vuelva a crecer el cabello.

De ahí que se esencial tener un  adecuado diagnóstico para ofrecer un correcto abordaje terapéutico.

¿Cuáles son las consecuencias de la alopecia?

El experto señala que debido a que el pelo juega un papel crítico en la imagen e identidad que cada uno tiene de sí mismo, la pérdida de éste  “puede tener consecuencias importantes de índole físico, psicológico y social, además que genera estrés y ansiedad a quien la padece y también suele mermar su autoestima”.

¿Qué tiene que ver el COVID-19 con la alopecia?

Roldán Marín señala que “existen algunos síntomas que se han asociado a la infección por SARS-CoV-2 y que permanecen semanas o meses posteriores a la recuperación”, uno de ellos es la alopecia.

“Como consecuencia de la fase aguda post-COVID-19, el 20% de pacientes refiere caída de cabello, particularmente un tipo de alopecia que se conoce como efluvio telógeno y que puede presentarse de dos a cuatro meses posterior a la recuperación de la infección por COVID-19”, apuntó el académico.

  • El efluvio telógeno se refiere a la pérdida de cabello que ocurre semanas o meses posteriores a un episodio estresante sistémico, que puede ser relacionado con un evento de enfermedad, trastornos nutricionales e incluso con un cambio de estación en zonas donde los cambios son más marcados o bruscos, y por la ingesta de ciertos medicamentos como lo es la quimioterapia.

Al mostrar unas imágenes de pacientes que presentaron alopecia relacionada con la enfermedad de COVID-19, el doctor Roldán Marín indicó que se ha observado pérdida difusa de cabello y, a través del dermatoscopio, se puede ver adelgazamiento del grosor del tallo del pelo y áreas donde los folículos quedan vacíos.

Otra causa de la alopecia durante la pandemia de COVID-19 es el estrés por el encierro y el miedo a enfermar, teniendo una mayor prevalencia de no más de seis meses para recuperarse al 100%, y que en algunos pacientes con efluvio telógeno  post-COVID-19 se desenmascara una alopecia androgénica que estaba en una fase inicial o temprana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here