Alto al uso del glifosato y del maíz transgénico en México

157

Exigimos se detenga la propuesta de Decreto enviado a la CONAMER el pasado 23 de octubre por el Titular de la SADER, Víctor Villalobos y por Julio Scherer, Titular de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, que permite la continuidad del uso del herbicida glifosato y del maíz transgénico en el campo mexicano.

Este no es el primer intento que han lanzado diversos grupos cuyos intereses comerciales buscan imponerse por encima de la soberanía alimentaria y del campo mexicano, así como de la salud de millones de personas.

Denunciamos que el Decreto responde a los más oscuros intereses pro-empresariales que ven en el uso del glifosato una viabilidad meramente económica pese a que han sido demostrados los graves daños que provoca al ambiente y a la salud.

El glifosato está relacionado directamente a graves problemas de salud de las y los trabajadores del campo, de sus familias y de todo el ecosistema agrícola ya que contamina los suelos, el agua y los organismos vivos; asimismo, ha sido relacionado entre los factores de cáncer entre la población que consume alimentos rociados por este herbicida

Aunado a lo anterior, desde hace varios años la imposición de semillas de maíz transgénico fue rechazada ampliamente por las y los trabajadores del campo, por múltiples organizaciones sociales y políticas en favor del campo mexicano y de la protección de las semillas originarias del máiz; siendo nuestro país la cuna del maíz, enfrentaba la mayor afrenta de empresas trasnacionales como Monsanto en su afán de apropiarse de las patentes de la gran diversidad de especies de maíz que existen en México. Hoy, una vez más se recrudecen esos ataques.

Las organizaciones campesinas así como las y los trabajadores agrícolas reclaman un necesario proceso de transformación del campo mexicano para re-impulsarlo como uno de los sectores económicos con mayor fortaleza en México y lograr construir la Soberanía Alimentaria que ha sido sistemáticamente destruida en gobiernos anteriores para dar paso a la importación de alimentos, acentuando así nuestra dependencia alimentaria y contribuyendo con nuestra dependencia económica con las grandes empresas trasnacionales alimentarias y las grandes potencias capitalistas.

Es necesario el apoyo inmediato al campo para reforzar los procesos de agricultura campesina, de cultivos agroecológicos y de protección a la diversidad alimentaria de nuestro país para lograr una nutrición sana. Debemos romper la dependencia alimentaria y dar paso a la soberanía de nuestro campo y cultivos, lo que implica necesariamente la prohibición del uso del herbicida glifosato así como de las semillas de maíz transgénico.

Desde el Grupo de Acción Revolucionaria hacemos un llamado a firmar esta petición y detener este nuevo ataque al campo mexicano, exigimos al presidente Andrés Manuel López Obrador cumpla con el compromiso de erradicar el uso del glifosato como herbicida y de las semillas de maíz transgénico en México.

¡NO MÁS GLIFOSATO NI SEMILLAS TRANSGÉNICAS EN MÉXICO!

577 personas han firmando la petición de Grupo de Acción Revolucionaria. Únete para llegar juntos a la meta de 1,000 firmas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here