Britney Spears en contra de la tutela de su papa Jamie Spears

463

La “Princesa del pop” expuso los vacíos de un sistema que durante años ha afectado a decenas de adultos mayores en Estados Unidos. Demócratas y republicanos proponen cambiar la política de cuidado o tutela.

María Paula Ardila

María Paula Ardila

Periodista
Desde que se conoció la situación de Britney Spears, cientos de personas han protestado a su favor. / AFP
VALERIE MACON

En Estados Unidos se estima que hay 1,3 millones de adultos que están bajo tutela de cuidado, el 85 % de ellos son personas mayores de 65 años, según datos del Consejo Nacional sobre Discapacidades. ¿El problema? Aunque el sistema nació como un mecanismo de protección, en la práctica puede deformarse y despojar a las personas de sus derechos civiles básicos. “La tutela es una herramienta esencial, pero a la vez un arma peligrosa”, dijo Joanne Marlatt Otto, miembro de la Asociación Nacional de Servicios de Protección para Adultos.

“La tutela funciona para cuidar a una persona que no puede hacerse cargo de sus propias necesidades básicas”, explicó Zoe Brennan-Krohn, abogada del personal del Proyecto de Derechos de Discapacidad de la ACLU, a la revista Time. Y aunque se supone que las personas no deben perder toda su autonomía, y que el sistema solo entrega los poderes que son realmente necesarios, el Consejo Nacional de Discapacidades descubrió que la mayoría de estas tutelas van mucho más allá y otorgan todos los derechos al tutor designado. Y eso es justo lo que pasó con Britney Spears.

La Princesa del pop ha librado una batalla legal en los últimos años contra su padre, Jamie Spears, quien ejerce una tutela de cuidado sobre ella porque él y un tribunal consideraron que supuestamente la cantante no puede valerse por sí misma. En 2007, una corte estableció que la artista sufría de una serie de “comportamientos erráticos” que requerían que alguien estuviera a cargo de sus decisiones personales y financieras. Sin embargo, la medida se convirtió en una herramienta opresiva y controladora de la vida de Spears, con la que incluso se llegó a dominar su vida reproductiva.

Puede leer: Juan Carlos Pinzón asumió la embajada de Colombia en Washington

“Quiero casarme y tener un bebé, pero la tutela no me lo permite. Tengo un DIU dentro de mí en este momento, y no puedo quedar embarazada. Este supuesto equipo no me deja ir a un médico porque no quieren que tenga más hijos. Esta tutela me está haciendo mucho más daño que bien”, dijo la cantante ante una jueza de Los Ángeles hace una semana.

Britney Spears es la cara del problema, pero durante años cientos de personas con discapacidad, adultos mayores y personas con ciertas enfermedades han luchado para reformar esta medida y esperan que la atención prestada al caso de Britney pueda impulsar un cambio real. Y es que una vez se establece la tutela es muy difícil ponerle fin. Las personas pierden acceso a su dinero, a su capacidad de firmar un contrato y, en algunos casos, incluso a internet. Lo que las deja expuestas a fraude e incluso a abusos físicos, un problema que las autoridades no han logrado resolver con facilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here