Donald Trump vende su hotel de Washington por 375 millones de dólares

88

Donald Trump está a punto de perder la que era la joya de la corona de su cartera de hoteles. La compañía hotelera propiedad del expresidente ha llegado a un acuerdo para vender por 375 millones de dólares el traspaso de su opulento hotel en Washington, situado a cinco calles de la Casa Blanca y cerca del Capitolio, según informa el diario The Wall Street Journal.

 El gestor de activos estadounidense CGI Merchant Group se quedará con los derechos de gestión de la propiedad y, siempre según el Journal, ya ha alcanzado un acuerdo con Hilton Worldwide Holdings para que le rebautice y lo administre bajo la rúbrica Waldorf Astoria.

El lujoso hotel, convenientemente enclavado al borde del National Mall, abrió sus puertas en 2016, justo antes de que Trump fuera elegido presidente. Ocupa un imponente edificio de 122 años de antigüedad que en su día fue la sede de correos. El edificio es propiedad del Gobierno federal pero el arrendamiento puede llegar a extenderse por 100 años. En 2013 la Trump Organization se hizo con el inmueble por un periodo de 60 años en un concurso muy reñido, en el que participaron los más sonados nombres del negocio con potentes fondos bancarios, como fue el caso de Marriott International.

Localizado en la estratégica avenida Pensilvania, la inauguración del hotel, casi a la vez que Trump se mudaba a la Casa Blanca, convirtió la imponente finca de imitación pretenciosamente románica en el lugar favorito de reunión de cualquier republicano trumpista que se preciara de serlo. Por sus 263 habitaciones de lujo pasaron importantes hombres de negocios. Los lobistas cambiaban los salones del Ritz o del Four Seasons por el hall de los Trump. En extravagantes butacas doradas se fraguaban acuerdos económicos y había quien se paseaba por los salones con la esperanza de toparse con un asesor de Trump —muchos frecuentaban el lugar— o, mejor aún, uno de sus hijos, y así conseguir una vía de entrada al Despacho Oval.

Por aquellos días, el hotel se convirtió en una de las mayores fuentes de ingresos de la familia Trump y uno de los pocos negocios de la compañía que experimentaron un importante aumento de ingresos desde que Trump llegó a la Casa Blanca. El propio Trump lo ha visitado varias decenas de veces desde que asumió la presidencia.

El Journal informa de que el hotel ha generado 150 millones de beneficios en un periodo de cuatro años, según cifras aportadas por Trump cuando era presidente. Los datos más recientes se refieren a todo 2020 y las primera semanas de este año, cuando las ganancias cayeron a 15 millones respecto a los 40 que se ganaron en 2019.

Desde el otoño de 2019 se ha estado especulando con la salida al mercado del pomposo hotel que, curiosamente, coincidió con el hecho de que Trump diera marcha atrás en su pretensión de celebrar la cumbre del G7 de aquel año en su complejo hotelero y de golf National Doral, cerca de Miami (Florida). En todo momento, la Casa Blanca ha declarado que no obtenía beneficios por hospedar a dignatarios en sus dependencias. En sus habitaciones durmieron, entre otros, el presidente de Rumania, Klaus Iohannis; el exportavoz de Trump, Anthony Scaramucci, o Steve Mnuchin, el secretario del Tesoro, quien residió en el hotel seis meses.

La venta de la licencia del hotel llega cuando varios comités de la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, han estado investigando y manteniendo vistas sobre posibles conflictos de intereses y honorarios recibidos por Trump. Un informe de una de esas comisiones calcula que el hotel habría registrado pérdidas de más de 70 millones de dólares entre su apertura y finales del año 2020, cifras que la Trump Organization refuta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here