El mundo atento sobre amenazas entre E.E.U.U y Rusia.

282

La tensión entre Estados Unidos y Rusia va en aumento. El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que concuerda con la afirmación de que su par ruso Vladimir Putin es un ‘asesino’ y advirtió que ‘pagará las consecuencias’ por presuntamente tratar de socavar su candidatura en las elecciones de 2020, según una entrevista difundida este miércoles por la cadena ABC. Interrogado por el periodista que le pregunta si piensa que el presidente ruso ‘es un asesino’, Biden responde ‘Sí, lo pienso’.

La sombra de la interferencia electoral

Biden dijo que había hablado con Putin en enero después de asumir el cargo. ‘Tuvimos una larga charla, él y yo, lo conozco relativamente bien’, dijo Biden, que fue vicepresidente de Barack Obama (2009-2017). ‘Le dije ‘te conozco y me conoces. Si establezco que esto ha ocurrido, prepárate”, dijo Biden. Estas declaraciones marcaron un gran contraste con la firme negativa de su predecesor, Donald Trump, a decir algo negativo sobre el presidente ruso. Rusia reaccionó con furia a los comentarios de Biden sobre que Putin es un asesino. ‘Biden ha insultado a los ciudadanos de nuestro país con su declaración’, escribió en su canal de Telegram el presidente de la Cámara Baja, Viacheslav Volodin, quien añadió que los ataques a Putin son ‘ataques a nuestro país’. El presidente estadounidense no especificó durante la entrevista si se refería a varios comportamientos del Kremlin que Estados Unidos cuestiona, como el envenenamiento y encarcelamiento del opositor ruso Alexéi Navalni, o la presunta interferencia rusa en las elecciones de 2016 y 2020. El martes, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos publicó un informe que vincula al Kremlin con los aliados del ex presidente.

Este informe añadió peso a acusaciones anteriores de que algunos de los principales lugartenientes de Trump estaban haciendo el juego a Moscú al amplificar las afirmaciones contra el entonces candidato Joe Biden por figuras ucranianas vinculadas a Rusia, en el período previo a las elecciones del 3 de noviembre. Además, añadió nuevas conclusiones de que Putin supervisó o al menos aprobó la intromisión en las elecciones para beneficiar a Trump. Es probable que los resultados sobre el papel de Putin reciban una atención especial, dadas las conclusiones del informe de que figuras respaldadas por Rusia, como el parlamentario ucraniano Andriy Derkach, reclutaron a políticos estadounidenses no identificados en su campaña para desprestigiar a Biden y a su hijo Hunter. El informe mencionó a Derkach, que se reunió con el abogado de Trump, Rudy Giuliani, en 2019, como alguien cuyos movimientos eran seguidos, si no dirigidos, por Putin. ‘Putin tenía competencia sobre las actividades de Andriy Derkach’, dijo el informe. ‘Otros altos funcionarios también participaron en los esfuerzos de influencia electoral de Rusia —incluidos funcionarios de alto rango de seguridad nacional y de inteligencia— que evaluamos que no actuarían sin recibir al menos la aprobación tácita de Putin’. El Kremlin calificó este miércoles de infundadas estas acusaciones de las agencias de inteligencia estadounidenses y aseguró estar listo para proteger los intereses del país ante una eventual nueva ronda de sanciones.

‘Consideramos este informe incorrecto. Carece totalmente de fundamentos y no aporta ninguna prueba. No estamos de acuerdo con sus conclusiones’, declaró el portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, sobre el documento presentado el martes por la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en inglés). ‘Rusia no se inmiscuyó en las anteriores elecciones y no se inmiscuyó en las elecciones de 2020 citadas en este informe. Rusia no está vinculada a ninguna campaña contra ninguno de los candidatos’, afirmó Peskov. El portavoz señaló que Rusia se ha visto obligada ‘a tomar todas las medidas necesarias para minimizar los riesgos vinculados a posibles sanciones y proteger al máximo’ los intereses del país. Las agencias de inteligencia estadounidenses y el ex fiscal especial Robert Mueller habían concluido antes que Rusia también interfirió en las elecciones estadounidenses de 2016 para impulsar la candidatura de Trump, con una campaña de propaganda destinada a perjudicar a su oponente demócrata Hillary Clinton. Mueller encontró numerosos contactos entre la campaña de Trump y Rusia. Trump, mientras era presidente, también se enfrentó a preguntas sobre los vínculos de sus asociados con Rusia y con figuras vinculadas a Rusia en Ucrania. La Cámara de Representantes de Estados Unidos sometió a Trump a un juicio político en 2019 —la primera de dos veces— por cargos derivados de su petición de que Ucrania investigara a los Biden. De acuerdo con las agencias de inteligencia estadounidenses, no solo Rusia intentó interferir en las elecciones, sino que también lo hizo Irán. El informe indica que se realizó una “campaña de influencia encubierta de varios frentes” por parte de Teheran, destinada para socavar a Trump. Además, revelaron que Cuba, Venezuela y la milicia chií libanesa Hezbolá también trataron de influir en el proceso, aunque con un efecto mucho mas limitado. Con información con AFP, Reuters y EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here