El trampolín, la mentira y la traición de Juan Carlos Loera

260

Bajo la polémica decisión de AMLO de retirar a los delegados federales y dejar solo la figura de “Super Delegado” el plan para postular a los perfiles que competirían este año estaba trazado. El único objetivo era reestructurar y monopolizar la gestión del recurso federal para decidir dónde y cómo invertirlo. AMLO había eliminado 12 programas sociales. 

El camino de Juan Carlos Loera como superdelegado fue escabroso lleno de acusaciones que le enemistaron con el campo, los Rarámuris e incluso células internas del partido que acusaron al Morena de negociar las candidaturas sin llevar un proceso democrático interno. Esta simulación de servicio público tomóforma de un enorme trampolín político que llevó a Juan Carlos Loera a la candidatura en medio de abucheos e insultos por algunos de su propio partido.

La mentira estaba consumada, al saberse elegido candidato, rápidamente renunció al puesto de superdelegado con un desempeño empañado de nepotismo, corrupción y preferitismo, una mentira total hacia su propia militancia y hacia Chihuahua en general que ya le gritaba traidor.

Avanzada la contienda electoral, el rechazo se volvió evidente y el reclamo de traición por entregar el agua ha sido un titular constante. Durante el debate del Instituto Electoral Estatal, absolutamente todos los contendientes le hicieron ese reclamo.

Hoy, a poco más de una semana a la elección, se ha creado un frente común para evitar que este tipo de personajes lleguen al poder. Se han visto endosos nunca antes vistos ante lo que consideran una verdadera amenaza no solo para el futuro del estado, sino del país entero. La candidata del PRI, Graciela Ortiz, el candidato de Fuerza X México, Alejandro Díaz y el ex gobernador Fernando Baeza, han hecho un llamado a votar por Maru Campos, la que refiere como la única opción para detener a Morena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here