Donald Trump logra con su presión que Corea del Norte acepte la Desnuclearización.
marzo 9, 2018
Muere Stephen Hawking, el físico británico mas reconocido a nivel Mundial
marzo 15, 2018

Es devastadora la situación en Venezuela todo se derrumba

Actualmente Venezuela vive un momento muy álgido en el rubro económico, político y social. Por un lado, hay quienes continúan creyendo en los resultados que trajo la Revolución Bolivariana, pero en el otro extremo hay quienes señalan los diversos problemas por los cuales está atravesando el gobierno de Maduro, problemas que han saltado a la luz y cada vez son más visibles en la esfera mundial: corrupción, violencia, censura, alta tasa de inflación y sin duda la escasez de alimentos.

Desde el año 2014 Venezuela exhibe no sólo la inflación más alta de su historia, sino la más elevada del planeta, causando un dramático deterioro en la calidad de vida de los venezolanos.

En una investigación publicada en el portal Bloomberg se narra la historia de Pablo Ruiz, un hombre de 55 años quien trabaja en una refinería en decadencia en Puerto La Cruz, su salario semanal es de 110,000 bolívares -unos 50 centavos al cambio del mercado negro- lo que le alcanza para comprar menos de un kilo de harina de maíz o arroz.

Siendo su única proteína los 170 gramos de atún enlatado que incluye una caja de alimentos que el gobierno proporciona a familias de bajos ingresos, que les entregan cada 45 días aproximadamente. El hombre no prueba carne desde hace dos meses, y esto debido a que el dinero no le alcanza, una estampa fiel de lo que muchos venezolanos viven en su país.

Venezuela se encuentra en un círculo vicioso, ya que como resultado del bajo empleo y la poca remuneración, más de la mitad de los venezolanos pasaron a vivir en pobreza extrema y como resultado han perdido unos 11 kilos de peso en el 2017, (según datos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida), lo que impacta en un mediocre desempeño laboral, y en este caso el deterioro de la industria petrolera.

Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), la petrolera estatal y el eje económico, al momento ha caído en el caos a medida que los líderes llevaban a las empresas hacia una épica corrupción.

La producción cayó a la mitad en los últimos 16 años, y la producción diaria cayó a 1,77 millones de barriles en enero desde un máximo de 3,34 millones en 2001.

El hambre está acelerando la ruina de la industria petrolera venezolana a medida que los trabajadores, que deben realizar trabajo pesado, se vuelven demasiado débiles y hambrientos. El ausentismo y las dimisiones masivas significan que quedan pocos para producir el petróleo que mantiene funcionando la economía que cada día se aproxima más al abismo.

La región de Puerto La Cruz y sus puertos, producen alrededor del 89 por ciento de las exportaciones petroleras venezolanas, según datos de seguimiento de embarcaciones compilados por Bloomberg. Cerca de 42.000 trabajadores trabajan en las instalaciones de PDVSA allí, procesando crudo extraído de las llanuras de la cuenca del Orinoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *