Es Plan Estatal Hídrico 2040 poderosa herramienta reconocida a nivel nacional

130

Con esta estrategia se ciudadaniza la toma de decisiones y se orienta el logro de objetivos e inversiones; en alianza con alcaldes, alcaldesas y comités ciudadanos, cada Junta Rural o Municipal de Agua y Saneamiento determina obras, planeación y programación, informa la JCAS en “Logros con Valor”


El Plan Estatal Hídrico 2040 ha sido puesto ya como una referencia a nivel nacional por la manera en cómo se elaboró, con la participación de todos los sectores y foros en todo el estado, además de su esquema de seguimiento, señaló el director ejecutivo de la Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS), Oscar Ibáñez Hernández.

En el programa “Logros con Valor” en el que también participó el presidente del Consejo de Administración, Ismael Rodríguez, el director ejecutivo detalló que en la primera etapa, el Consejo, compuesto por autoridades gubernamentales y representantes de la sociedad, llevó a cabo la evaluación de avances en todos los rubros.

“En el primer periodo que se evaluó, se rebasó la cifra que estaba programada para inversión en materia de agua, fueron más de 5 mil 100 millones de pesos”, expresó.

Ibáñez Hernández indicó que un rumbo claro permite orientar el logro de objetivos e inversiones.

“Creo que esto es muy importante para Chihuahua, es una herramienta poderosa. Pero lo más importante es que los chihuahuenses la utilicemos como una herramienta para darle continuidad al trabajo de proteger y conservar el agua y seguir invirtiendo”, dijo el funcionario.

En su participación, el presidente Consejo de Administración, Ismael Rodríguez, recordó que al ser la planeación una actividad fundamental, dado que los recursos hídricos en el Estado de Chihuahua son escasos y a que al inicio de la administración se encontraron con una planeación desarticulada y dispersa, el gobernador Javier Corral giró instrucciones precisas para la conformación de un plan rector hídrico.

Detalló que el Plan Estatal Hídrico 2040, cuenta con un horizonte que comprende 20 años, y se efectuó como parte de un proceso muy participativo, en el que se incluyó a la sociedad civil, a la academia, así como a usuarias y usuarios, además del sector empresarial de todas las regiones.

“Ese plan no se queda como un documento más, está inscrito en la Ley de Planeación del Estado de Chihuahua y existe un Consejo Estatal Hídrico que tiene la obligación de darle seguimiento. Es la forma en la que se debe de manejar un recurso tan importante, y eso fue lo que hicimos”, enfatizó.

Óscar Ibáñez agregó que la planeación se hizo pensando que había que involucrar a la gente, por ello, las obras que se hicieron fueron de acuerdo con las y los alcaldes y las comunidades, con base en las prioridades que se tenían que atender.

El Sistema de Agua del Estado de Chihuahua se compone de una Junta Central, 32 Juntas Municipales, 17 Juntas Rurales y 493 Comités Ciudadanos, y se encarga de proporcionar a la población el servicio público más importante.

El presidente del Consejo señaló que entre las responsabilidades y atribuciones que la Ley del Agua otorga a la JCAS, se encuentran el diseño de políticas, planeación y programación hidráulica en el ámbito estatal; conservación de las reservas y las fuentes de abastecimiento; prevención y control de la contaminación del agua; promover el uso eficiente y responsable del agua; y promover la participación de los sectores social y privado.

En materia de responsabilidades operativas-administrativas, están la planeación, proyectos, construcción y supervisión de obras que se llevan a cabo con recursos estatales y federales; creación de un sistema financiero integral para la prestación de los servicios del agua, incluyendo cuotas y tarifas; así como girar instrucciones administrativas, técnicas, financieras y legales a las juntas municipales y rurales.

Por lo que respecta a la conservación de reservas y fuentes de abastecimiento, también compete a la ciudadanía, sin embargo, ésta es una facultad de la Federación a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Ismael Rodríguez destacó que se debe proteger la mayoría de las fuentes de agua, mediante el mejoramiento de los índices de utilización, ya que el agua que se destina al uso público urbano, es agua subterránea.

“Podemos ahorrar mucha agua. La Organización Mundial de la Salud señala que debe de haber un consumo óptimo de 100 litros diarios por persona”, esto, aclaró, sin considerar riego de jardines, lavado de automóviles, etc.

“Nosotros los chihuahuenses –agregó– estamos utilizando cerca de 400 litros, entonces, ahí hay mucho por hacer”.

Al hacer referencia al modelo de gobernanza que existía en esta área, externó “en un organismo operador del agua debemos olvidarnos del tema político, es muy importante el servicio del agua, que debe ser sustraído del tema político y eso fue lo que nosotros investigamos, evaluamos y dijimos, tenemos que cambiar ese modelo”.

Y agregó “lo hicimos con auténtica participación ciudadana”, por lo que ahora, la máxima autoridad no es el presidente de cada junta local, sino que la toma de decisiones recae en un Consejo Ciudadano en cada Junta Municipal de Agua y Saneamiento y cada Junta Rural, “eso es participación ciudadana. Ahí hubo un gran avance”.

“Esto también está en la Ley del Agua, se queda institucionalizada la formación de los consejos”, subrayó.

“El factor clave es ciudadanizar la toma de decisiones”, considerando siempre que quienes integran el consejo tengan las capacidades necesarias, tanto técnicas como administrativas”; asimismo, fue de gran importancia la participación del sector social y privado en el Plan estatal Hídrico 2040.

“Por primera vez en la historia, se ha orientado a proporcionar agua a los excluidos, y esto fue a través de organismos de la sociedad civil fundamentalmente”, reiteró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here