Garantiza Sistema Penitenciario atención integral de COVID-19

120

Nora Balderrama Cano, subsecretaria del Sistema Penitenciario, Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, informó que las más de 8 mil personas internas en los centros de Reinserción Social (Cereso) en la entidad, disponen de espacios y procedimientos adecuados para atender contagios de COVID-19.

De igual manera señaló que el Sistema cuenta con las instalaciones necesarias para atender incluso los casos más complicados, con el apoyo del sector salud, y hasta el momento ningún interno o interna ha presentado un cuadro clínico que requiera de su tratamiento en libertad condicional.

Como parte de la conferencia informativa de la Secretaría de Salud de Chihuahua, sobre la situación actual de la pandemia, la titular de Ejecución de Penas y Medidas Judiciales habló sobre el manejo de la enfermedad al interior de los ceresos.

La funcionaria estatal dio a conocer que desde el inicio de la contingencia se definieron protocolos especiales tanto a nivel local como federal, en coordinación con el sector salud, que fueron aprobados por sus propias autoridades.

A nivel local se llama Protocolo de Actuación para el Manejo Adecuado de la Pandemia Relacionada con la Enfermedad COVID-19 al Interior de los Centros de Reinserción Social en el Estado de Chihuahua.

Y a nivel federal se acordó aplicar el Protocolo de Actuación para la Atención de la Contingencia Sanitaria Derivada del COVID-19 al Interior de los Centros Penitenciarios, mediante la Conferencia Nacional del Sistema Penitenciario a la que Chihuahua pertenece y es coordinador de zona.

“Son muy similares y en ellos se establecen tanto el manejo de los casos que pudieran resultar sospechosos, como en el caso de los que sean positivos”, comentó.

Explicó que debido a la alta posibilidad de que el virus esté presente en lugares donde hay concentración de personas, como un Cereso, en Chihuahua a lo largo de la pandemia se ha aplicado el protocolo.

“Primeramente con el establecimiento de todas las medidas preventivas sanitarias, para evitar desde luego el contagio y en su caso la propagación, que es lo que ha sucedido en los centros de Reinserción Social”, señaló.

La subsecretaria observó que las características del virus y su sintomatología hacen más difícil su identificación, por lo que el Sistema Penitenciario del Estado atendió inmediatamente los protocolos.

“Hemos evitado que la preparación sea mucho más de lo que pudiera ser en relación al número de personas que tenemos internas, tenemos una población de más de 8 mil personas en todo el estado, y hasta ahorita, la mayoría de las que han tenido un contagio está recuperada”, resaltó.

Indicó que el Protocolo se aplica por igual para todos los módulos dentro de los centros penitenciarios, aun cuando existan áreas especiales como la de Sujetos Bajo Protección, porque está destinada a exfuncionariado o exservidores públicos.

En ese caso lo que ocurre es que es un espacio pequeño con 12 celdas y dos pasillos, con una área de visita exclusiva y por su naturaleza permite contener una posible propagación del coronavirus pues no tiene contacto con la población general interna.

“Le comento que en ese módulo de 12 celdas estaban ocupadas 7, es decir, en esa área en específico la sana distancia es posible que se lleve a cabo”, describió.

Independientemente –agregó- de manera diaria se hace una toma de oxigenación y de temperatura para detectar síntomas, y tal dinámica permitió detectar a tiempo algunos casos que fueron atendidos.

Además, con el apoyo del sector salud se han hecho intensos operativos en el Cereso de Ciudad Juárez, donde se tuvo el primer problema, y se cuenta permanentemente con su asesoría y apoyo.

“De la mano hemos caminado juntos para lograr el éxito que hemos tenido con la atención de esta pandemia en los centros de Reinserción Social”, expresó.

La titular del Sistema Penitenciario en Chihuahua mencionó que ha existido resistencia por parte de internos para recibir el protocolo de atención, una vez que han dado positivo a COVID-19.

“Tenemos una unidad hospitalaria bastante amplia y buena, que nos ha permitido establecer espacios, tanto para casos sospechosos con síntomas leves, (como) síntomas moderados, y ya cuando los síntomas son un poco más graves pues es cuando tenemos que recurrir al apoyo (de la Secretaría de Salud) y externarlos a un hospital de otro nivel”, expuso.

De igual manera, el Sistema cuenta con sectores establecidos previamente, con todas las condiciones que deben tener las áreas de aislamiento médico, a donde deben ser trasladadas las personas privadas de la libertad que sean detectadas como casos sospechosos o confirmados.

“Hemos sido muy responsables en informarles cuando esto ha sucedido, cuando se tuvo el resultado se les avisó, informó y dijo que desde el punto de vista protocolario, y por supuesto por responsabilidad, era necesario pasarlos al área de aislamiento, sin embargo pues hubo resistencia.

Tal situación hizo que “no lo pudiéramos hacer de acuerdo al protocolo, (y) tuvimos que implementar otras situaciones dentro de la misma área donde se encontraban, precisamente para evitar el contacto con las personas de esa misma área que no están contagiadas, pero sí subo resistencia y la hay todavía”, informó.

Destacó que hasta el momento no se ha tenido que permitir la salida de una persona interna para atender su situación clínica por COVID-19, ya que es posible atenderla dentro del Sistema Penitenciario, con el apoyo del sector salud.

“No hay antecedentes en ese sentido porque nosotros hemos pasado los informes correspondientes donde hemos acreditado que la atención que se debe de tener de acuerdo al presente, no a la sintomatología”, advirtió.

En todo caso –señaló- que el cambio de la medida judicial, le correspondería a la autoridad jurisdiccional, ya que su instancia solo está facultada para concentrar los elementos necesarios o informes que piden los jueces para ellos resolver.

“Ahorita en todos estos 6 meses de la pandemia, no habido una situación de esta naturaleza, es decir, que se haya modificado la medida cautelar de prisión preventiva, por alguna otra que implique llevar el proceso en libertad”, afirmó.

Arturo Valenzuela Zorrilla, director médico de la zona norte, en su participación dijo que los ceresos son uno de los lugares más susceptibles a brotes, por la cantidad de personas que concentra, al igual que albergues, asilos y espacios de trabajo donde la gente está prácticamente hombro con hombro.

“Chihuahua no es la excepción y la subsecretaria Balderrama, ha estado muy pendiente de la población interna.  En Ciudad Juárez fuimos hacer una intervención completa, desde el diagnóstico, manejo oportuno, tratamiento de áreas para recuperación, áreas para atención, inclusive atención compleja de los casos COVID, entre todos los encargados y responsables tanto de salud cómo de los ceresos”, dijo.

Lo anterior –continuó- hizo posible controlar los brotes tanto en el penal femenil como en el varonil juarenses, y se mantiene la vigilancia epidemiológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here