Hidroituango: tres años de una carrera contra el tiempo

275

El 28 de abril de 2018, el túnel de desviación del proyecto se taponó. Hoy, 100 familias no han podido retornar, mientras sigue el objetivo de que la planta entregue energía al país en 2022.

Hidroituango - Tres años después de la tragedia
Hidroituango – Tres años después de la tragedia / Mauricio Alvarado

El 28 de abril de 2018 un taponamiento del sistema de desviación del proyecto hidroeléctrico Ituango (Hidroituango) captaba la atención del personal de Empresas Públicas de Medellín (EPM), sus contratistas y las comunidades de la zona aledaña a la obra, ubicada en el norte de Antioquia. En cuestión de dos semanas, este hecho, que parecía controlable, derivó en el embalse súbito del río, la desaparición del puente que comunicaba la vía terrestre con el municipio de Ituango y la inundación de la casa de máquinas del proyecto, que ya llevaba casi 90 % de avance y que estaría listo para empezar a generar en noviembre del mismo año.

Un destaponamiento el 12 de mayo hizo crecer las aguas en Puerto Valdivia, lo que dejó sin vivienda a decenas de familias y afectó otras infraestructuras del corregimiento. La incertidumbre y la fuerza del río, que buscaba por dónde salir, obligaron en los días siguientes a la evacuación de 25.000 personas aguas abajo, con Valdivia como epicentro del temor por un desastre sin precedentes en el país. Mientras las personas buscaban alimentos y refugio, en albergues que se fueron montando con el pasar de las horas, EPM apuraba el paso para que el muro de la presa alcanzara la altura del vertedero, lo que permitiría evacuar el agua por donde era debido.

La relativa normalidad tardaría meses en asomarse; de hecho, aún hay al menos cien familias que no han podido retornar, mientras que EPM y sus contratistas avanzan en las obras para poder cumplir su compromiso de entregar energía al país en 2022. Con corte a abril, EPM asegura que el proyecto tiene el 81,5 % de avance. En estos tres años, lograron terminar la presa y el vertedero, y, más recientemente, empezaron a ingresar los equipos a la casa de máquinas. Se espera que gradualmente, hasta 2025, entren en funcionamiento las ocho unidades para que Hidroituango pueda hacer realidad su promesa de atender el 17 % de la demanda de energía en Colombia.

“Con el fin de garantizar el suministro de energía eléctrica, el Ministerio de Minas y Energía revisa periódicamente el balance energético del país con la CREG, la UPME y el operador del sistema, XM. El balance actual nos da total tranquilidad de que tenemos energía suficiente para cubrir la demanda hasta el año 2024 bajo distintos escenarios, incluyendo atrasos adicionales que impliquen la no entrada del proyecto Hidroituango en el período de análisis [que va hasta 2027]”, aseguró Diego Mesa, ministro de Minas y Energía.

Un estudio que contrató EPM con la firma Skava determinó que la erosión en el piso del túnel auxiliar de desviación fue la causa raíz más probable del colapso, condición que no habría sido tratada por deficiencias en el diseño. Con base en este informe y otros documentos, EPM decidió demandar por $9,9 billones —la más alta hecha por una entidad pública en la historia de Colombia— a diseñadores, constructores, interventores y aseguradores del proyecto, propiedad de EPM, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (IDEA) y la Gobernación del departamento. La etapa de conciliación terminó y ahora el proceso está a la espera de ser admitido por el Tribunal Administrativo de Antioquia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here