Juan Toscano, el fabuloso becario mexicano de los Golden State Warriors

357

Los Warriors tienen a un becario de lujo entre sus filas. Su nombre es Juan Toscano (Oakland, California, 27 años), un jugador aferrado a una idea: jugar en las duelas de la NBA. Toscano, de madre mexicana y padre puertorriqueño, renunció a su rol de estrella en México para ganarse una oportunidad en la élite.

Su momento de brillar tuvo que esperar tras amargos episodios. Hoy festeja como un desaforado aficionado los pases y los triples que encesta su compañero Stephen Curry. Es la felicidad en estado puro.

La familia de la madre de Toscano vivía en Chavinda, en el Estado de Michoacán, la entidad líder en la producción de aguacates en México. Toscano creció como estadounidense, pero siempre que se veía en el espejo él se sentía mexicano. Una de sus maestras de la escuela era esposa de Alvin Attles, uno de los jugadores históricos de los Golden State Warriors, y le invitó a un campamento de baloncesto. Allí se enganchó. Llegó a la Universidad de Marquette, en Milwaukee en 2011. Estaba a un paso de llegar a la NBA, pero ningún reclutador se interesó en su talento como alero. “Cuando vi que mis sueños se desvanecían estaba triste y molesto. Fue un golpe de realidad”, contó el mexicano en una entrevista.

El español Sergio Valdeolmillos entró al rescate. El estratega, que revitalizó el baloncesto en México, le lanzó un salvavidas: una oportunidad para jugar el torneo preolímpico con la selección mexicana. Toscano, con el sueño trunco en EE UU, se volcó con el Tri. “Cada día se dejaba el alma en la cancha. Nos daba un plus de mejora en cada entrenamiento”, dijo Ramón Díaz, asistente de Valdeolmillos para la NBA Global. Toscano recibió la oportunidad de jugar como profesional en los Soles de Mexicali, uno de los equipos de la Liga mexicana de baloncesto, al norte del país. Tras un fugaz paso fue contratado por Fuerza Regia, donde otro español potenció su talento, Paco Olmos, y ganó dos veces la liga (2016-17 y 2018-19).

Juan Toscano, durante un partido de la selección mexicana contra la de Irán, en 2016.© Mauro Ujetto (Getty) Juan Toscano, durante un partido de la selección mexicana contra la de Irán, en 2016.

Toscano quería dar el salto. En 2017 hizo la pretemporada con el UCAM Murcia de la Liga Endesa, pero no fue seleccionado para quedarse con el equipo. También jugó en Venezuela y Argentina, pero la sombra de su anhelo frustrado planeaba sobre él. En 2019, por fin, pudo llegar a algo parecido a su sueño: la liga de desarrollo de la NBA. Se ganó un puesto en los Santa Cruz Warriors, la filial de Golden State. A 15 minutos de que iniciara el día de medios de la Liga, el equipo le informó a Toscano que formaría parte de la plantilla. Su rendimiento y su disposición le llevaron a la Summer League, un torneo que organiza la NBA para probar y reclutar jugadores. No fue suficiente y tuvo que jugar otro año en el equipo alterno.

En febrero de 2020, el entrenador Steve Kerr le dio a Toscano la oportunidad de debutar en la NBA a los 26 años en un juego contra los Lakers de LeBron James. Era la victoria personal del mexicano con 19 minutos en la duela. “Tiene de todo un poco: es un buen pasador, reboteador. Él entiende el juego y encaja. Con él todo fluye bastante bien”, ha destacado Kerr. La pandemia terminó con la campaña de los Warriors que no participaron en la reanudación de la NBA en la burbuja en Disney. Toscano pudo jugar 13 encuentros. En diciembre pasado, Golden State cortó del equipo al mexicano.

Unos días después de haber sido marginado del equipo, a Toscano le dieron una oportunidad más. Le ofrecieron un contrato llamado two ways (dos vías) en la que está ligado al equipo filial de los Warriors. Toscano arrancó la temporada 2021 con fuerza con 15 partidos jugados, más que en su primer año, y con un promedio de puntos de 6,9 cada partido. “Soy un gran fan de Juan. Es una gran parte de nuestro equipo y cuando se vea este tema [del contrato] estaré a favor [de que se quede]”, sostuvo Kerr.

Stephen Curry ha elevado el desafío a Toscano. “Estábamos en una práctica y yo tenía un tiro abierto, pero no lo lancé. Él [Curry] se acercó y me dijo: ‘Tíralo, no me importa si fallas. Si no lo tiras, vas a hacer cosas peores que mejores”, recordó Toscano aquel consejo en una entrevista con El Heraldo. “No lo hago por dinero. Me da igual si estoy en un contrato de dos vías o ganando dos millones de dólares al año. Me despierto todos los días por amor a este deporte”, dijo el deportista hace unos días. El sueño de Juan Toscano sigue intacto.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

TU TREBOL DE LA SUERTE PUEDE ESTAR AQUI HAZ CLICK:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here