Los Juegos de Tokio siguen haciendo historia

577

Varios deportistas colombianos se quedaron a un paso del podio. Hay cosecha de diplomas olímpicos, pero cada vez son más escasas las opciones de lograr medallas.

La venezolana Yulimar Rojas impuso nuevo récord mundial en la prueba del salto triple. / AFP
ANDREJ ISAKOVIC

Extraños en todo el sentido de la palabra están resultando los Juegos Olímpicos de Tokio. Marcados por la pandemia y las restricciones, sin público en las tribunas y con muchas sorpresas. Estados Unidos no domina con comodidad la tabla de medallería y a una semana de la clausura tiene complicado revalidar el título de las justas, aunque en el atletismo generalmente repunta. El nuevo campeón de los 100 metros es un italiano y en el salto triple se rompió un récord mundial que parecía imposible.

Y lo hizo nada menos que la venezolana Yulimar Rojas, quien escribió la página más importante de su carrera deportiva al conseguir la medalla de oro en el salto triple, con un registro de 15,67 metros, y superar una marca vigente desde 1995.

Rojas, de 25 años, tenía 15,43 como récord personal, pero voló para mejorar en 17 centímetros la anterior plusmarca, que había establecido la ucraniana Inessa Kravets (15,50 metros) en el Mundial de Gotemburgo. Fue, además, su ascenso definitivo al trono que le cedió la colombiana Caterine Ibargüen, dominadora absoluta de la prueba en la última década, quien se despidió con un décimo lugar, pero sobre todo con la satisfacción de haber regresado a las pistas tras una delicada lesión. “Me quedo con la tranquilidad de haberlo intentado, de haber dado todo por luchar por una nueva medalla”, aseguró la antioqueña, de 37 años.

Por su parte, Yulimar admitió: ”No tengo palabras, no puedo describir lo que siento en estos momentos. Una medalla de oro olímpica, con un récord olímpico, con un récord del mundo… Es una noche fantástica. Sabía que tenía esa distancia en mis piernas, que podía conseguirlo. Estaba fallando algo en el aspecto técnico, pero en el último salto lo di todo para conseguirlo”, explicó tras ganar una prueba.

Lea también: Juan Sebastián Muñoz, cuarto en el golf de Tokio 2020

Poco después, la atención pasó a la recta del Estadio Olímpico, donde se disputaba una de las finales más esperadas en cada edición de Juegos: la de los 100 metros. Sin un claro favorito para suceder al jamaiquino Usain Bolt —ganador en Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016—, el italiano Lamont Marcell Jacobs fue quien se llevó la sorpresiva victoria con un crono de 9 segundos y 80 centésimas, nuevo récord de Europa.

Jacobs, nacido en Estados Unidos pero de madre italiana, se convirtió en el primer atleta europeo que se proclama campeón olímpico en la prueba reina desde el británico Linford Christie en Barcelona 1992. Superó con relativa facilidad al estadounidense Fred Kerley (9.84) y al canadiense Andre De Grasse (9.89), quienes se colgaron la plata y el bronce, respectivamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here