Pelando la cebolla: las raíces detrás del estallido social en Cali

785

Los bloqueos y la violencia hoy tienen a la ciudad entre los problemas económicos y el estallido social. Líderes y expertos señalan la necesidad de que los sectores sociales salgan de sus trincheras para abrir puertas al diálogo, así como al reconocimiento de asuntos estructurales que hoy alimentan la protesta y las confrontaciones.

Vista de una barricada en la que se lee “El pueblo tiene hambre” durante una protesta contra el gobierno del presidente Iván Duque en Cali, Colombia, el 7 de mayo de 2021.
Vista de una barricada en la que se lee “El pueblo tiene hambre” durante una protesta contra el gobierno del presidente Iván Duque en Cali, Colombia, el 7 de mayo de 2021. / LUIS ROBAYO

Si algo ha dejado claro la forma en la que se ha transformado la movilización social en las últimas semanas, es que detrás de las grandes razones que llevaron a que miles de colombianos salieran a las calles a protestar –reforma tributaria, reforma a la salud, crisis económica– existen diversos fenómenos sociales y problemas estructurales que vienen de años atrás, se han enconado en medio de la pandemia y han ido confluyendo y marcando tanto la línea como el tono de las marchas, que ya cumplen 13 días.

Muestra de ello es el convulso panorama que desde hace más de una semana se vive en Cali, en donde las manifestaciones han derivado en gravísimos hechos de violencia, discriminación e intolerancia y los bloqueos y barricadas mantienen incomunicadas y con problemas de abastecimiento varias zonas de la ciudad.

Lea también: ¿Qué es el CRIC? 50 años de organización y resistencia indígena

Tan tensa es la situación de orden público en la capital vallecaucana, que el presidente Iván Duque realizó este lunes en la madrugada una visita relámpago para adelantar un consejo de seguridad extraordinario con las autoridades locales y adoptar medidas inmediatas de cara a tratar de calmar los ánimos que se exacerbaron luego del episodio del domingo en el que civiles armados protagonizaron un tiroteo que dejó como resultado ocho indígenas heridos. Aunque el llamado del primer mandatario fue a que las comunidades indígenas que desde hace ocho días permanecen en minga en Cali retornaran a sus territorios, desde el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), organización que encabeza la movilización, aseguraron que mantendrán la protesta pacífica en la ciudad.

Y mientras las autoridades siguen en la tarea de esclarecer los hechos que rodearon este capítulo y continúan las investigaciones de otros casos de violencia, asesinatos, abuso de autoridad y desapariciones que se han registrado en Cali en el marco del paro nacional, los esfuerzos se concentran en lograr consensos para levantar los bloqueos que hay en por lo menos 16 puntos de la ciudad. Esta es una labor nada fácil, pues los grupos que mantienen las barricadas son distintos, como también lo son sus reclamos.

Katherine Duque, coordinadora de la línea de Investigación Movimientos Sociales, del Instituto de Estudios Interculturales de la Universidad Javeriana de Cali, señala que los puntos en los que se han establecido los bloqueos en la ciudad coinciden con zonas aledañas a los barrios más periféricos y pobres de la ciudad, que tienen altos índices de desempleo, y en donde las exigencias están ligadas a garantías básicas como acceso a la educación virtual, en el caso de varios de los jóvenes que conforman la denominada primera línea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here