¿Quién ganará el Super Bowl 55?

556

Pocos veían posible que, en el primer año con Tom Brady a la cabeza, los Tampa Bay Buccaneers pudiesen llegar al Super Bowl. Raúl Sáenz analiza junto a Carlos Bohórquez, narrador del circuito oficial de los Buccaneers, cuáles fueron las claves para que el equipo de Bruce Arians creciera partido a partido y ganara el derecho a enfrentar a los Chiefs de Kansas City este domingo.

Tom Brady es el pasador de la bolsa de protección por excelencia, quedándose atrás de su línea ofensiva y lanzando el balón hacia todas partes.

Patrick Mahomes es el niño en el patio de la escuela, que se mueve para ganar tiempo antes de enviar el balón.

Dos estilos muy diferentes de dos de los mejores quarterbacks de la liga, cada uno en exhibición el domingo cuando Brady y los Buccaneers de Tampa Bay enfrenten a Mahomes y los campeones defensores, los Chiefs de Kansas City, en el Super Bowl de la NFL.

“Este será uno de los mejores enfrentamientos en la historia del deporte”, comentó el analista de la cadena CBS Sports y el ex quarterback de la NFL, Tony Romo, quien ayudará a narrar el encuentro. “Este partido es de lo que hablas con tus amigos”.

Claro, los dos quarterbacks nunca se enfrentarán realmente, sólo la defensa contraria. Pero al igual que los aficionados estarán interesados en ver si el tight end de los Chiefs, Travis Kelce, tiene un mejor partido que su contraparte Rob Gronkowski de los Buccaneers, o si el wide receiver de Kansas City, Tyreek Hill, produce más yardas que su contraparte de Tampa Bay, Mike Evans, las actuaciones de Brady y Mahomes serán revisadas mucho después de que alguno de ellos levante el trofeo Vince Lombardi el domingo por la noche.

Para el Super Bowl LV, los Chiefs llegan como favoritos al Super Bowl por tres puntos, con una ofensiva sin temor a nada y con solo dos derrotas en la temporada regular por 14 victorias que sumaron a lo largo del año.

Por su parte los Bucs firmaron a Tom Brady para buscar su segundo título en su historia. Además del mariscal de campo trajeron al corredor Leonard Fournette, al ala cerrada Rob Gronkwoski y al receptor abierto Antonio Brown para darle aún más armas a Brady de las que ya tenía la franquicia de Tampa Bay.

Por primera ocasión en la era del Super Bowl, un equipo jugará en su propio estadio. Los Bucs jugarán en el Raymond James Stadium y aunque no podrá estar a su máxima capacidad, estarán cerca de 22 mil aficionados; un sinónimo de esperanza para el deporte y para el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here